Página Principal
Reseña histórica

Origenes  Orígenes Revista Notarial   Revista Notarial
1ª Ley Orgánica  La Primera Ley Orgánica El Notario   El Notario
Objetivos fundamentales  Objetivos Fundamentales La mujer en el Notariado Bonaerense   La Mujer en el Notariado Bonaerense
Composicion y organos del Colegio  Composición y órganos de Gobierno Registro de la Propiedad Inmueble   Registro de la Propiedad Inmueble
Régimen Previsional y de Seguridad Social  Régimen Previsional y de Seguridad Social Catastro Territorial   Catastro Territorial
 

 


Orígenes

Ir al Principio

El Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires fue fundado el 7 de abril de 1866 y la idea de su creación se debe al escribano José Victoriano Cabral. Pero más tarde, las circunstancias históricas derivadas de la "Ley de Federalización", por la cual la ciudad de Buenos Aires pasó a ser capital de la república, hicieron que fuera necesario crear un nuevo Colegio Provincial.

Esta creación fue concretada por un grupo de escribanos que decidió su fundación, así como la constitución de la primera comisión directiva, bajo la presidencia del escribano Arturo Mom, el 18 de febrero de 1889. Esta fecha es conocida como la de la segunda fundación.

Desde sus orígenes el notariado bonaerense bregó por su permanente jerarquización, tanto profesional como institucional, y apuntó siempre sus esfuerzos a lograr la condición de verdadero Colegio.


La primera ley orgánica

Ir al Principio

El primer y principal objetivo del Colegio fue, desde sus comienzos obtener el reconocimiento legal de su estructura institucional. Esta aspiración fue lograda, luego de varios intentos frustrados, el 31 de marzo de 1943, fecha en que la legislatura bonaerense sancionó la ley número 5015. Esta, además de ser la primera ley orgánica del notariado Provincial, fue la primera norma orgánica dictada en el país para regular el ejercicio de la función notarial y para organizar un Colegio de Escribanos como institución profesional.

En esta normativa pionera quedaron consagrados los postulados más preciados de la profesión, tales como el gobierno de la matrícula encomendado al Colegio –el que quedaba igualmente facultado para dictar el reglamento notarial, así como la regulación de las normas de ética- organizándose, al propio tiempo, la fiscalización del ejercicio profesional mediante la creación de un órgano jurisdiccional específico como lo es el juzgado notarial, cuya autonomía e imparcialidad están garantizadas por su pertenencia al poder judicial. Uno de los aspectos más importantes lo constituye la creación de la caja notarial, incorporándose un régimen pionero de todos los sistemas previsionales para profesionales en Argentina y en América.

El Colegio se encuentra categorizado –por función natural y por definición legal- como persona jurídica de derecho público, y no depende del estado. Por estas razones, se inserta dentro de lo que la doctrina moderna ha denominado "organizaciones paraestatales" o "entidades intermedias".

La evolución legislativa con respecto a la profesión tiene dos hitos posteriores. En 1959 fue promulgada la ley 6191, que asimila nuevos progresos y registra las instancias de evolución de la profesión, la que se actualiza y perfecciona cada día más.

Las principales características de esta ley fueron: la creación del régimen de concursos de oposición para discernir la titularidad de registros; la organización del registro de testamentos; la incorporación del voto de los jubilados con facultad para ser electos en el consejo directivo; nuevos perfeccionamientos para llevar el protocolo y requisitos para la inscripción 1978. Por su parte, también es sancionado el decreto-ley 9020/78, al que consagra el instrumento legal vigente en la actualidad.


Objetivos fundamentales

Ir al Principio

Según el artículo 86 de la ley orgánica, el Colegio de Escribanos tiene los siguientes objetivos fundamentales:

  1. Mantener los principios en los que se sustenta la institución del notariado, con la finalidad de afianzar en el ámbito que le es propio, los valores jurídicos de seguridad y certeza que para su pacífica convivencia requiere la comunidad.
  2. Asegurar el respecto de la investidura de los notarios y el ejercicio regular de su ministerio.
  3. Velar por la sujeción de los notarios a las normas jurídicas y a las reglas de ética en vistas a la prestación de un servicio eficiente.
  4. Atender a la defensa de los derechos de los notarios y a su bienestar moral y material.
  5. Representar en forma exclusiva a los notarios colegiados de la Provincia.

Composición y órganos de gobierno

Ir al Principio

El Colegio está integrado por la totalidad de los notarios de la Provincia de Buenos Aires, tanto los que se encuentran en ejercicio activo de la profesión como los que están jubilados. En la actualidad los primeros suman 2.165 y los segundos, 548.

Cada dos años se lleva a cabo la votación para elegir a los nuevos integrantes del consejo directivo, que hoy cuenta con 31 miembros. En este consejo se encuentran representadas, proporcionalmente, las 17 delegaciones en que, notarialmente, se divide el territorio Provincial.

Las decisiones que el consejo directivo adopta, en virtud de las atribuciones que la ley le confiere, son concretadas a través del comité ejecutivo, integrado por nueve consejeros, bajo la conducción del presidente del Colegio.

El máximo órgano de gobierno lo constituye la asamblea. Esta se compone de todos los notarios -en ejercicio y en retiro- y reviste carácter ordinario para la consideración de la gestión cumplida anualmente por el consejo directivo, así como de todo otro asunto contenido en su convocatoria. Es extraordinaria toda que sea convocada por iniciativa del consejo directivo, o a requerimiento del número de colegiados determinado en la ley orgánica.

El sistema exhibe un ajustado funcionamiento y la síntesis equilibrada entre una conducción centralizada en sus decisiones, y una eficaz organización territorial que permite atender las diversificadas modalidades regionales.


Régimen Previsional y de Seguridad Social

Ir al Principio

Entre otras funciones específicas, el consejo directivo del Colegio tiene a su cargo la dirección y administración de la caja de previsión social, según lo establecido en el artículo de la caja de previsión social, según lo establecen el artículo 100 inc.14 del decreto -ley 9020/78 y el artículo 10 de la ley 6983 -orgánica de dicha caja- que fuera creada por la ley 5015 hace 55 años.

Este régimen está directamente relacionado con el principio de colegiación, ya que la dirección y administración de la caja de previsión es una facultad delegada por el estado bonaerense. Y este acertadamente, ha adoptado el sistema de transferir a las entidades intermedias su prerrogativa constitucional- concurrente o reservada- en materia de seguridad social para profesionales.

Las estadísticas señalan que el sistema asegura el sustento vital de alrededor de 1.270 jubilados y pensionados, con sus respectivos grupos familiares y que, además ampara a un total de 8.600 personas a través de su cobertura social (esto incluye a los empleados de la institución, quienes reciben idénticos beneficios).

Existen, al mismo tiempo, diversas prestaciones en materia de becas de estudio, subsidios por natalidad, préstamos personales, asignaciones por familia numerosa, subsidios por incapacidad transitoria y por jubilación, entre otras.


Revista Notarial

Ir al Principio

Es el órgano de difusión doctrinal y científica del notariado bonaerense.

Fundada el 1º de agosto de 1894, ostenta el galardón de ser decana de América entre las publicaciones de su género.

Representante genuina y prestigiosa de su labor intelectual de la profesión, revista notarial contiene una temática variada que excede su materia específica para constituirse en un órgano jurídico de consulta, donde son expuestas diversas cuestiones relativas al derecho en general, particularmente las ramas civil, registral, societario y tributario.

Se destacan además, sus secciones de doctrina, jurisprudencia, estudios de la universidad notarial argentina y de la academia nacional del notariado; el espacio dedicado al Mercosur y los aspectos relativos a técnica notarial, reflejados con exhaustivas explicaciones.

Esta publicación fue merecedora de importantes distinciones de parte de la asociación de la prensa técnica y especializada argentina (apta). Recibió el accésit al premio apta-rizzuto en 1967 en la categoría revistas especializadas; mientras que en 1974 y 1995 fue distinguida con el premio apta-rizzuto a la mejor publicación científica argentina y a la trayectoria en la categoría de publicaciones científicas, respectivamente.

Sus artículos expresan el pensamiento jurídico de más alto nivel, tanto nacional como extranjero, y son motivo permanente de consulta por parte de notarios, abogados y magistrados.


El Notario

Ir al Principio

Según la Ley Notarial Provincial, notario es toda persona que se encuentra habilitada para actuar en un registro notarial de la Provincia de Buenos Aires.

Los registros notariales son creados y cancelados por el Poder Ejecutivo Provincial, a cuyo efecto determina el número de registros en cada distrito notarial, en relación con el número de habitantes, tráfico escriturario e incidencia que el movimiento económico de la población tenga en la actividad notarial, de acuerdo con los datos estadísticos correspondientes.

Por su parte, el poder ejecutivo designa a los notarios que actuarán en los registros, en calidad de titulares o adscriptos.

La adscripción es una institución que tiene sus orígenes en el derecho canónigo, similar a la figura del coadjutor. El adscripto es designado a propuesta del titular, tiene igual competencia que éste y actúa en sus mismas oficinas y protocolo.

A la titularidad de un registro se accede mediante el resultado de un concurso público de antecedentes y oposición, que se realiza en cada caso, o en forma directa.

El concurso de antecedente y oposición se lleva a cabo mediante el llamado que efectúa el poder ejecutivo, designando a tal efecto al tribunal calificador. Este último es presidido por un presidente de cámara civil y comercial de los departamentos judiciales de la Provincia, e integrado por el juez notarial, un profesor titular de derecho civil de una universidad nacional con sede en territorio de la Provincia, y dos notarios titulares elegidos, uno por el consejo directivo del Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, y otro por el poder ejecutivo Provincial. Las decisiones del tribunal calificador son inapelables.

Se accede a la titularidad de un registro en forma directa cuando, producida la vacancia del mismo, existiere adscripto con una antigüedad mayor de diez años. En el caso de que el adscripto fuera el padre, cónyuge o hijo del particular, se exige una antigüedad no menor de cinco años.


La Mujer en el Notariado Bonaerense

Ir al Principio

El fenómeno de la participación femenina en el ejercicio de la profesión notarial en la Provincia de Buenos Aires, encuentra su figura pionera en la escribana María Eugenia Rosales de Gauna, quién comenzó su actuación el 19 de agosto de 1927, como titular del registro nº14 del partido de Mercedes, a cuyo frente continuó hasta el 31 de diciembre de 1946.

A partir de la escribana Rosales de Gauna, fue creciendo incesantemente el número de escribanas bonaerenses, que hoy suman 1.103 y representan el 51 % del total de actuantes.

Si bien este porcentaje no se refleja exactamente en la conducción institucional, no se puede dejar de señalar como dato altamente significativo, que en la composición del actual consejo directivo, la presencia femenina ( 12 consejeras) representa el 39 % del total.

Ese porcentaje llega al 33% en el comité ejecutivo ( 3 miembros sobre 9).


Registro de la Propiedad Inmueble

Ir al Principio

Con dependencia funcional del Ministerio de Economía de la Provincia, secretaría de Ingresos Públicos, la Dirección Provincial del Registro de la Propiedad es el organismo, registro jurídico de bienes inmuebles, que toma razón de las inscripciones de dominio, de los derechos reales sobre inmuebles y de las medidas precautorias que los afecten. Además, lleva un registro de anotaciones personales, donde son registradas las inhibiciones de las personas y las cesiones de acciones y derechos hereditarios.

El registro se encuentra dividido en trece áreas, que atienden cada una, una cierta cantidad de partidos en los que se halla dividida políticamente la Provincia.

Sus anotaciones alcanzan a 6 millones de parcelas, de las cuales 5 millones están anotadas bajo la técnica del folio real, y las restantes, bajo el antiguo sistema cronológico personal. Progresivamente, estas últimas se están volcando al folio real. El registro también tiene oficinas delegadas que operan bajo el sistema de telegestión en las localidades de Junín, Mar del Plata, Bahía Blanca y Tandil. Procesa un total de 10 mil documentos diarios. Mil agentes trabajan para el organismo.


Catastro Territorial

Ir al Principio

Con la misma dependencia funcional que el Registro de la Propiedad inmueble, se ocupa de la registración catastral de las también 6 millones de parcelas en las que está dividida la Provincia. De estas, 4 millones corresponden a parcelas urbanas edificadas, comprendiendo viviendas individuales y en propiedad horizontal; 1,8 millones son parcelas baldías y 300 mil son rurales.

El régimen de funcionamiento es centralizado, con algunas delegaciones en el interior de la Provincia, como Bahía Blanca y Mar del Plata. Próximamente se incorporará Avellaneda en el conurbano bonaerense.

El Catastro Territorial procesa 30 mil certificados mensuales, efectúa operativos de fiscalización y control, y se han incorporado últimamente 60 millones de metros cuadrados a la base imponible. La misma se halla volcada a soporte informático, y las planchetas están microfilmadas.

Tanto el Registro de la Propiedad Inmueble como el Catastro Territorial se encuentran trabajando con el apoyo técnico, económico y financiero del Colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, bajo el marco de leyes-convenio.

La recaudación alcanzada en el año 1997, da una idea de la magnitud de la labor desarrollada.

La recaudación bruta en el ejercicio referido, para el Registro de la Propiedad fue de $33.614.500, mientras que para Catastro Territorial fue de $ 5.330.800. En el primer trimestre de 1998, las recaudaciones, respectivamente, fueron de $ 9.602.600 y de $ 2.534.100.-

 

FUENTE DE INFORMACION : Datos extraídos de la edición especial de la revista del colegio de Escribanos de la Provincia de Buenos Aires, ESCRIBANOS NOTICIAS.-

 

blultbar.gif (41739 bytes)

correo electronico
Ante cualquier duda, consulta u otra inquietud no dude en escribirnos a:
delbahia@escribahia.org